DESPIDIENDO EL AÑO EN NUESTRO SEMINARIO
Jueves, 17 de Diciembre de 2015 19:42    PDF 

c_250_175_16777215_0___images_stories_navidad_semi.jpgEntre cantos y alegrías, el día 12 de este mes en curso, el Seminario Santo Tomás De Aquino, concluyó formalmente este primer semestre de nuestro año formativo. El cual fue iniciado con una misa en acción de gracias a Dios por todos los frutos recibidos de sus benéficas manos, presidida por el Rev. P. Amable Durán Tineo, Rector de nuestro seminario.

En la celebración eucarística, conmemorábamos la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de los mexicanos, y Emperatriz de América Latina. En este sentido, en su homilía, el P. Amable Durán, reflexionaba el gran valor que posee la virgen María en nuestras vidas, pues, ella fue signo de esperanza para el pueblo que esperaba el Mesías, el Salvador.

Decía además, que Nuestra Señora de Guadalupe, es un signo del adviento. Su embarazo es la muestra más visible de la alianza que tiene Dios con su pueblo, llamado por el San Juan Pablo II “el continente de la esperanza.” Una esperanza que se va haciendo realidad, al respecto sostenía que la misma elección del Papa Francisco, quien con su sencillez, humidad y permanente sonrisa, es ciertamente un reflejo, un signo de la misericordia del Padre, manifestada plenamente en el rostro de su Hijo Jesucristo.

También sostenía que en la historia del hombre de fe, nada ocurre por casualidad. Dios es el dueño de la historia y de nuestra historia personal. En nuestro camino vocacinal, Dios ha conducido nuestras vidas a través de signos. También en nuestro itinerario vocacional, maría constituye el gran signo que ya el profeta Isaías mostraba al rey Acaz, pues María, desde la humildad, le pide un signo al ángel Gabriel, cuando le pregunta cómo iba ser posible tener un hijo, si ella no conoce varón. Y este a su vez le ofrece a la Virgen otro signo para que se abandonara plenamente a la voluntad de Dios: su prima Isabel que pesar de su ancianidad y esterilidad, había quedado en cinta.

Al concluir la celebración eucarística, todos los seminaristas pasaron al comedor para compartir la acostumbrada cena de navidad. Cada curso compartiría con sus compañeros, junto a sus formadores.

Los presentadores de la noche fueron Amín López y Luis Antonio Sosa. Quienes entre alegría y buen sentido de humor, invitaban a todos a disfrutar de la noche. Sin perder mucho tiempo, llamaron al Rev. P. Daniel Elías De los Santos para dar inicio al festín con una oración preparada para la ocasión, la cual se encontraba en cada mesa.

Luego de la oración, con una música instrumental se pasó a la cena. Como de costumbre cada curso compartió los alimentos con su formador. Intercambiamos palabras de hechos y recuerdos acontecidos. En otras palabras, entre risas y emociones, se hacía un recuento de todo lo vivido durante este primer semestre.

Se aprovechó la cena también para brindar, reconocer la cercanía de Dios en nuestro Seminario Santo Tomás De Aquino. Como muestra de ello, La Comisión de Crónicas presentó un breve recorrido de las actividades efectuadas durante este tiempo.

El seminarista de segundo de filosofía, Arnulfo, hizo dos interpretaciones de música con su flauta. También el diácono, Miguel Ángel Cabrera, entregó los premios del juego de Baloncesto y dominó que se llevó a cabo en el seminario. De igual modo, el diácono Ronni Silverio entregó el premio a los ganadores de la semana de la urbanidad.

El coro interpretó seguidamente varias canciones de navidad, para alegrar la noche. Todos cantaron coreando las canciones. Fue un momento especial, recibido con mucha emotividad. Hasta los formadores se hicieron parte de las canciones, al ser mencionados por los seminaristas.

Nuestra cena concluyó con las palabras de nuestro Rector, el P. José Amable Durán Tineo quien reiteraba las gracias a todos por haberse sumado a la actividad. Deseaba feliz vacaciones a los filósofos, quienes partía al día siguiente, mientras que a los teólogos, les deseaba éxitos en sus exámenes, pues les quedaba una semana más. Al despedir la noche, impartió la bendición para todos.