Damos inicio a la "Semana Vocacional 2014"
Sábado, 08 de Noviembre de 2014 21:54    PDF 
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

c_250_175_16777215_0___images_stories__mg_8224.jpgCon una santa Misa celebrada en la noche de hoy, tuvo lugar el lanzamiento oficial de la “Semana Vocacional 2014”. Dicha Misa fue presidida por el Vice-Rector del Seminario Menor Jesús Buen Pastor, de la Arquidiócesis de Santo DOmingo, y Director Arquidiocesano de la Pastoral Vocacional , el Rvdo. P. Elvin De Los Santos, en la Parroquia Mediática San Antonio de Padua en Gascue, Santo Domingo. Al igual que todos los seminaristas mayores y menores, se dieron cita en esta celebración varias comunidades religiosas.

 

Esta Misa, aunque fue celebrada el día de hoy, será transmitida por varios medios de televisión y radio en todo el país, el caribe y Europa será transmitida al día siguiente.

 

 

Hoy hemos dado inicio a la Semana Vocacional 2014, la cual está dedicada a la promoción de las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y secular. Durante toda esta semana los seminaristas estarán visitando las distintas parroquias de todo el país y reuniéndose con nuestros jóvenes para plantearles el ideal vocacional.

 

"En la Semana Vocacional, la Iglesia nos invita a reflexionar en torno a la vocación, a ese proyecto de vida, que Dios tiene con cada uno y cada una de nosotros. Su plan es salvarnos. Su gran deseo es que seamos felices. Su gran ilusión es tenernos junto a Él. La Semana Vocacional es una oportunidad para cuestionarnos si realmente estamos viviendo conforme a este plan divino. Dios sigue llamando, pero quién está dispuesto o dispuesta a responderle eres tú."


Ve a la galería de fotos: AQUÍ


Para poder responder a este llamado de Dios hay que hacer silencio

 

El llama desde lo más profundo de nuestro ser. Por eso esta Semana Vocacional quiere ser una oportunidad para hacer jornadas de oración y reflexión en cada capilla, en cada comunidad, en cada grupo eclesial. Jornada de oración y reflexión para preguntarnos si como familia estamos viviendo según el plan de Dios. Pero también cada uno preguntarnos sinceramente si mis acciones corresponden a los deseos divinos.

 

Espacios para la oración y la reflexión puede ser también cada familia en particular. Estamos en el mes de la familia y cada padre y madre de familia debe preguntarse si realmente ora a Dios por la vocación de sus hijos. Precisamente el próximo sábado toda la familia de los Seminaristas se encontrarán en el Seminario para orar y reflexionar en torno a la vocación. Así invito a cada familia que me ve o me escucha en este momento (o lee esto), saque en esta semana un espacio para orar por la vocación de sus hijos.

 

 

Todos estamos llamados

 

Cada uno tiene una misión que cumplir, un proyecto que realizar. Del descubrimiento sincero de este proyecto vocacional dependerá en definitiva la felicidad nuestra; por lo tanto, la felicidad no dependerá de las cosas materiales que adquiramos, ni de la profesión que alcancemos en la vida, sino de la capacidad de hacer lo que a Dios le agrada y espera de nosotros.

 

Las lecturas de este domingo, responden precisamente a la pregunta clave de nuestra existencia: ¿qué hará Dios con aquellos que dan su vida por Él? Las tres lecturas nos brindan la respuesta: Dios nos dará la felicidad eterna; Dios nos regalará la vida eterna, que es la vida de la gracia, de la santidad, del amor y de la paz. Porque el Dios que nos llama, no es el Dios de los muertos, sino de los vivientes, el Dios del Amor, el Dios de la felicidad.


En síntesis, sólo la mirada de fe en el Dios de Jesucristo ilumina a cada persona el sentido de la vida y de la muerte; y lo abre a la esperanza de una eternidad gloriosa.

 

Abramos nuestros corazones a esta llamada de Dios y tendremos familias más felices. Tendremos jóvenes mucho más realizados y podremos un mundo más humano, más fraterno y más solidario.