Últimas novedades en nuestro Casa de Formación
Jueves, 30 de Octubre de 2014 13:55    PDF 


c_250_175_16777215_0___images_stories_sin_ttulo.pngSanto Domingo. Durante el mes de Septiembre, Mes de la Biblia, el Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino (SPSTA), se llenó de júbilo, tras la celebración de diversas actividades que han marcado con gran entusiasmo, renovación y admiración, la vida de los futuros sacerdotes dentro del contexto de formación.

 

El sábado 6, acogiendo las palabras de San Jerónimo cuando nos dice: “ignorar las Sagradas Escrituras es ignorar a Cristo“, los seminaristas teólogos  estuvieron profundizando en un Taller bíblico con la Hna. Dra. Ángela Cabrera y los filósofos con el Rvdo. P. Dr. Ramón Domínguez Balaguer, las Sagradas Escrituras.

 

XXV Años de Vida Sacerdotal sirviendo a Dios con Alegría.


El lunes 08, Festividad de la Natividad de la Virgen María, el Seminario Pontificio vivió un acontecimiento histórico tras celebrar el 25 aniversario de ordenación  presbiteral de 18 sacerdotes (Reverendos Padres: Geraldo Ramírez, Luis Duarte, Francisco Jiménez, Nelson Acevedo, Víctor González, Beato Rosario, Cristóbal Belén, Arturo Pichardo, José Luis Hernández, Rafael Vargas, José Goris, Hilario Sierra, Benito Ferreira, German Ramírez, Wilfredo Martínez, José David Vásquez, Rogelio Ciprián Hilario, Jesús Taveras), de diferentes diócesis de nuestro país, que se unieron con alegría para festejar sus bodas de plata con la Eucaristía, acción de gracias, fuente y vínculo de su ministerio sacerdotal.

 

Las palabras de bienvenida fueron pronunciadas por el Rvdo. P. Amable Durán, rector  del Seminario Mayor,  quien agradeció a los festejados el gesto de escoger el lugar más idóneo para la celebración de sus bodas de plata.

 

El encuentro tuvo como eje central la celebración de la Eucaristía y el diálogo fraterno que sostuvieron los sacerdotes, quienes compartieron las diferentes experiencias que han adornado toda su vida en las diferentes etapas del  seminario y su ministerio sacerdotal.

 

La Misa fue presidida por su Excelencia Reverendísima Monseñor Fausto Mejía Vallejo (obispo de la diócesis de San Francisco de Macorís), acompañante de los sacerdotes en su proceso de formación. Al comienzo de la Eucaristía recordamos al Papa Benedicto XVI cuando nos dice que “el sacerdocio es algo que se sitúa en el misterio de Jesucristo. Siempre es él quien da y nos eleva hacia él.  Su gran misterio radica en que nosotros, míseros seres humanos, en virtud del Sacramento, podemos hablar con su «yo»: «in persona Christi».  Su parte esencial es el don y la misión de poner en contacto a la persona con Dios, con el ser de Dios que es verdad absoluta, bondad, amor y belleza.

 

Luego, Mons. Fausto, inició poniendo en las manos del Señor al sacerdote ya fallecido Freddy Blanco, quien fue compañero de los festejados y su formando. Del mismo modo expresó, en el momento de la homilía, el agradecimiento y felicitaciones a los sacerdotes por el sí que dieron ante la llamada del Señor. Igualmente encomendó toda la vida de estos sacerdotes a la Virgen María como madre de los sacerdotes.

 

En la actividad estuvieron presentes, además: Mons. Severino, primer rector diocesano que acompañó a los sacerdotes festejados en su tiempo de formación; Rvdo. P. Martin Florentino; P. Mario de la Cruz Campusano, P. Sergio de la Cruz; P. Víctor Gonzales; P. Zacarías Castro Restituyo; P. Pedro Alejandro; P. Santos Cabral Luciano; P. Abelino, entre otros.

 

Después de la Celebración de la Eucaristía, los sacerdotes junto a Mons. Fausto  Ramón Mejía y los seminaristas compartieron una cena especial, adornada de cantos mariachis, regalos, risas, anécdotas, etc.

 

XVII Años de Vida Sacerdotal del Revdo. P. Pedro Alejandro Batista


El sábado 20, celebramos también con júbilo los XVII aniversario de ordenación sacerdotal del P. Pedro Alejandro Batista, de la Arquidiócesis de Santiago y formador inmediato de 1ro de teología en el Seminario Mayor Santo Tomas de Aquino. Queremos aludir al Rvdo. P. Pedro, por el fervoroso entusiasmo con el cual ha acogido y vivido esta vocación de pleno servicio y compromiso con la Iglesia.

 

El Padre Batista es un promotor de la fortaleza, es por lo que dice que el sacerdote es el primero que debe estar de pie en la dura tormenta, que siendo débil, tiene que exhalar esperanza para los demás y estar preparado para cualquier circunstancia en la vida, que el sacerdote debe entender el sufrimiento de los fieles y sus alegrías y es deber suyo adecuarse a ambas situaciones, y así se una a la realidad del pueblo de Dios, como nos dice el Papa Francisco “Pastor con olor a ovejas” y, de esta otras maneras encuentra el ministro de segundo grado una configuración con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote que lo hará experimentar el regocijo de servir a Dios y a toda la humanidad.

 

La Santa Misa en ocasión al XVII aniversario de ordenación sacerdotal estuvo presidida Por el Rvdo.  P. Pedro Alejandro Batista, en su homilía, resaltaba algunos consejos que había recibido de un sacerdote cuando se ordenó: 1ro, vive siempre en alegría; 2do, piensas todo lo que vas a decir y 3ro, ora todo eso en la presencia de Dios.

 

Solo nos resta cantar la alegría, en todo este itinerario festivo, junto al salmista “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”.



Comisión de Crónicas